Martes, 23 de octubre de 2012
Publicado por yelapa @ 19:29  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
¿Qué es?

La cándida es un género de levaduras (hongos) que siempre está presente en la piel y mucosas del tracto digestivo, genitourinario y respiratorio de la mayoría de las personas, pero que se encuentran controlados por otros microorganismos no patógenos (se establece un equilibrio).
Sin embargo, cuando este equilibrio se rompe el aumento excesivo de esta población de hongos produce la candidiasis u otras micosis.
Candidiasis Oral
En resumen: la candidiasis constituye un grupo de infecciones causadas por un hongo del género cándida y que se pueden producir en los niveles que dijimos antes: cutáneo, gastrointestinal, respiratorio y genitourinario. El Candida albicans es el hongo que más frecuentemente causa la infección.
La candidiasis es la más frecuente causa de vaginitis; se estima que una de cada cuatro mujeres experimenta esta enfermedad durante su vida. Candida albicanses parte de la flora habitual de la vagina; sin embargo, hay que recurrir a tratamiento médico si adquiere la condición de patógena cuando se transmite de una persona a otra por contacto sexual, lo que es fácil de identificar dado que, luego del contacto, el hombre o la mujer presenta un color rojo en sus genitales y/o picor intenso que posteriormente desaparece transformándolo en paciente asintomático y en transmisor aparentemente sano hasta que adquiere la condición de invasiva en un promedio de 6 meses.
¿Aparición o Contagio?

La candidiasis no es una  infección exclusiva del contacto sexual, ya que una persona puede contagiarse de candidiasis de otra al compartir ropa.
Pero también puede aparecer la infección sin que haya existido contacto alguno debido a factores que reduzcan la barrera de protección epidérmica o sistémica, entre los que destacan endocrinopatías y la reducción de la inmunidad celular. Los primeros son el calor, la humedad y la fricción, por lo que las candidiasis son más frecuentes en obesos. Las endocrinopatías son la diabetes, el síndrome de Cushing, la enfermedad de Addison, el hipoparatiroidismo o el hipotiroidismo. Los déficits inmunitarios pueden ser congénitos o adquiridos (leucemias, linfomas y SIDA), y los tratamientos con corticoides locales o sistémicos o con inmunosupresores. También el tratamiento con antibióticos de amplio espectro favorece las candidiasis, al reducir la flora bacteriana competitiva de la piel o las mucosas.
Por último las mujeres deberían saber que hay jabones de higiene íntima que pueden llegar a eliminar parte de los microorganismos que establecen este equilibrio con la cándida (como los lactobacilos) y que aparezca una vaginitis. La condición patógena es totalmente diferente.


¿Cómo se detecta?

El médico debe realizar una inspección de la zona genital, que debe mostrar inflamación de la piel de la vagina y de la vulva o del glande y del prepucio si es un hombre. Posteriormente se realiza una prueba de laboratorio de la descarga vaginal o de las supuraciones para confirmar la presencia de la Candida.


¿Cómo afecta a la mujer y al hombre?
La Vulvovaginitis candidiásica es una infección de la mucosa vaginal y semimucosa vulvar por Cándida albicans; cuyos síntomas son:
Candidiasis Vaginal, se observa el interior de la vagina y el cérvix.
  • Picor y quemazón en la vulva y la vagina.
  • Aumento del flujo vaginal (leucorrea) que además se vuelve blanco y espeso y puede llegar a adherirse a las paredes vaginales en forma de placas.
  • La mucosa vaginal y la piel de la vulva presentan un color rojo intenso.
  • A las personas infectadas por el VIH y que han desarrollado el SIDA, se les pueden extender los hongos a la boca, el esófago o la piel.
  • Si los síntomas no desaparecen, es importante ponerse en contacto con el ginecólogo.
Se denomina balanitis a la inflamación del glande. Cuando se asocia a inflamación del prepucio se conoce como balanopostitis. La mayoría de los casos de balanitis no son de etiología venérea.
La Balanitis se presenta predominantemente en hombres que no han sido circuncidados, debido a que el glande está cubierto por la piel del prepucio y esto genera que la zona se mantenga húmeda y sea un medio apto para la proliferación de bacterias y hongos.
De todos modos pueden padecer de Balanitis también los hombres circuncidados.
Una de las principales causas de que se produzca balanitis es la higiene deficiente o la higiene no realizada de forma correcta. Esto puede deberse a no poder retraer bien el prepucio durante el baño y no enjuagar bien los restos de jabón que quedan acumulados bajo la piel. Esto es muy frecuente en casos de fimosis.
En definitiva, como ya dije al principio de la entrada hay diversos factores que pueden causar una enfermedad por hongos, siendo la humedad, la falta de higiene y la presencia de alguna enfermedad los más importantes.
A nosotros, sin embargo la que nos interesa es la Balanitis por candidiasis, que se puede contraer de una pareja con vaginitis candidiásica o portadora asintomática. El cuadro se inicia entre 12 y 24 horas después de una relación sexual. La posibilidad de infección es mayor si durante la misma se produce irritación mecánica de la mucosa.  Sus síntomas son:
  • Puntos rojos en el glande y manchas rojas o blancas (que es como se inicia) que luego pueden evolucionar a pústulas y causar descamación.
  • Picazón y ardor.
  • Inflamación que puede llegar a causar secreciones o dificultad para retraer el prepucio o la fisuración del mismo.
  •  A menudo se forma una capa blanca que lo recubre llamada muguet. 

Candidiasis en el pene con balanitis.

Tratamiento:

El tratamiento se realiza aplicando cremas y, por lo general, es bastante eficaz. Si los síntomas se mantienen, es necesario volver a acudir al médico y explicarle el problema.

Complicaciones:
Lo normal es que los hongos desaparezcan con el tratamiento. Cuando no ocurre así, puede indicar problemas en el sistema de defensas del organismo, como una posible infección por VIH.
Prevención:

Como medidas generales de prevención de las candidiasis se recomienda evitar el uso inapropiado de antibióticos y corregir en lo posible los factores predisponentes: mantener una buena higiene genital y bucal, corregir la obesidad, evitar la humedad, mantener la diabetes bien controlada, usar ropa interior de algodón y no muy apretada, contralar la enfermedad subyacente… Y sobre todo, que es lo que más nos interesa en este blog mantener relaciones sexuales siempre con protección.

Y recuerda que en muchos casos no aparecen síntomas que nos ayuden a identificar que una persona tenga hongos. El aspecto de las personas o la confianza que tengamos con ellas, no es razón para prescindir de medidas preventivas.

Tags: Candidiasis, Vagina, Boca, Pene, Tratamiento, Hongos, Urologia

Comentarios